Los puentes en bisagra pueden dividir piscinas nuevas o existentes de 33m o 50m en áreas separadas. Son instalados en una ubicación fija y pueden elevarse por flotabilidad o hidráulicamente. Cuando se baja el puente en bisagra puede caer en una cavidad hecha a medida en el suelo de la piscina para crear una superficie de piscina plana o puede simplemente descansar en el fondo de la piscina.

Como la parte alta de un puente en bisagra estándar puede ser bastante estrecha el puente puede ser equipado con una plataforma seccional para crear un área mayor de caminar para fines de competición.